lunes, mayo 12

Sin lugar para los débiles

Creo que en cualquier momento se vienen los trabajos prácticos del instituto, para socorrer al blog, debido a la falta de tiempo, inspiración y ganas por postear artículos originales. Por lo pronto, un post viejo sobre una película que vi antes de comenzado el Bafici. Muchas veces sucede que las expectativas que generan ciertas críticas sobre determinado filme, influyen, luego, sobre la sensación que causa la obra cinematográfica. A veces, uno termina viendo una buena película, pero sale de la sala creyendo que “no estaba tan buena como creía”. También puede darse el caso de que citada desolación pueda ser causada no sólo por los buenos augurios incompletos, sino que también gracias a las propias deficiencias de la obra. Mencionada situación se cumple en "Sin Lugar para los débiles", premiado filme, dirigido por los sobreestimados hermanos Cohen, quiénes tienen en esta oportunidad al (también galardonado) español Javier Bardém, como figura estelar. A pesar de que la última producción de Joel y Ethan Cohen presenta secuencias particulares y bien logradas, la película en sí deja un vacío enorme como fundamento a la gigantesca repercusión que tuvo, a través de numerosos premios y un gran caudal de críticas positivas. "Sin lugar para los débiles" cae en dos lugares pantanosos de difícil salida. En primer lugar cuenta una historia que, en primera instancia, genera poco entusiasmo y diminutas esperanzas para un espectador ávido de nuevas propuestas. Javier Bardém es un asesino a sueldo que debe encontrar a un cazador quién tuvo la “fortuna” de hayar dos millones de dólares en un paisaje en el cual, unas horas antes, hubo un tiroteo terminal entre bandas de narcotraficantes. Si bien la sinopsis no es nada original, siempre está presente un factor tan importante como la historia a narrar: Esto es la forma de contar los sucesos. A pesar de ciertas tomas bien representadas, como las persecuciones y enfrentamientos entre los dos protagonistas del filme, que generan un suspenso que pocas veces puede sentirse en filmes de dicho género, el modo en el cual "Sin Lugar para los débiles" se desarrolla tampoco presenta novedades ni hechos que merezcan tremenda aclamación. Los (des)encuentros entre los dos personajes son varios minutos de inteligencia (para atrapar o huir) y violencia. Pero no más. Pero no más. Tommy Lee Jones es quizás el personaje que se escapa de la linealidad del filme, a pesar de que su participación pueda generar rechazo, debido a sus largas anécdotas, muchas veces superfluas. Pero T.L.J causa simpatía (y quizás lástima) con su rol de sheriff vencido (en claro proceso depresivo), con pocas ganas de intentar fijar su vida en el presente y sumergido en un pasado de carácter familiar que funda el porqué de su profesión.

. Por su parte, Bardém construye la imagen clásica de un asesino psicópata que juega con las vidas de los demás, aunque siempre dejándole en claro a su futura víctima que no habrá chances de sobrevivir. Ni más ni menos. Galardonada y excelentemente criticada, "Sin Lugar para los débiles" es un ejemplo más sobre cómo ciertos directores son sobreestimados y cobijados por sus obras predecesoras. No es que estemos hablando de un filme mediocre (como se remarcó, las ajustadas actuaciones y diversas secuencias pasmódicas dan aire al filme), pero sí se podría señalar que esta obra, en caso de haber sido dirigida por diferentes directores hubiese tenido una recepción dispar; ignorada, en caso de haber sido rodada por autores desconocidos u odiada, en caso de haber sido comandada por artistas relacionados al maisntream del séptimo arte. En tiempos de inflación, “Sin Lugar para los débiles” se vio beneficiada y obtuvo un caudal de elogios disparatados.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

si che la verdad flor de hijo deputa ese personaje ,,no dejab titere con cabeza ,ajpero la verdad no que de tan descomforme con el film ,,,che ala mina ultima que mata yo le hubiera dado antes dematarla para sacarle la cara de frijida jajajajaju creo que estoy peor que ese tipo ajjaja juanma+

sofia martínez dijo...

Gran film no por nada ganó un Oscar, lo único malo que le veo es que tiene un inicio flojo pero poco a poco te va atrapando. En lo personal creo que los hermanos Coen han logrado una adaptación muy fiel, sin embargo con esta película hay una paradoja en su construcción, en esa relación entre forma y fondo lo que provoca que parezca una cinta aparente muy simple por su trama, que pareciera que no dice nada e incluso que su historia es poco confusa pero no es así pues se convierte en una obra cumbre que maneja el lenguaje cinematográfico a la perfección. Además el elenco está de lujo, Tommy Lee Jones, Javier Bardem y Kelly Macdonald quien fue merecedora del premio de sindicato de actores por su gran desepemeño en este film.