lunes, junio 23

Pena de muerte. parte 2

Segunda, y última parte, de la nota sobre la pena máxima, ejecución a la que se aproxima este blog, debido a sus magras visitas y/o coments. Ja!

Temas Abiertos

Motivos que impulsan el abolicionismo o retencionismo

Desde hace mucho tiempo que la implementación o derogación de la pena de muerte no se define a través de una debate social que indique qué posición tomar. En la mayoría de los casos en los cuales se anuló la medida, la clave de tal convenio fue influida por gobiernos predecesores dictatoriales y represivos. Por otra parte, si bien son pocos los territorios donde se re-implantó la pena capital, el tema surge cada vez que se producen un número importantes de situaciones violentas en un breve período de tiempo.

Otro fundamento para tomar posición se basa en los beneficios políticos y económicos que los países pueden obtener. Claro ejemplo son las naciones de Europa, que debieron abolir la pena de muerte para ser integrantes tanto del Consejo Europeo como de la Unión Europea.

Fundamentos que apoyan a la pena de muerte (y sus contestaciones)

Punto a favor:

*Razón de justicia: Esta idea se sustenta, por un lado, por fundamentaciones religiosas, cuya máxima expresión se encuentra en el Antiguo T

estamento, como puede ser la Ley del Talión: “Vida por vida, ojo por ojo, diente por diente”. También cabe d

estacar que las penas deben tener como base la necesidad

de expiación. En definitiva, el castigo supremo siempre ha estado presente en la sociedad.

Por otro lado, se fundamenta en las Teorías Absolutas de la pena, cuya máxima era la pena justa. Estas teorías se basan en la libertad e igualdad naturales de todos los hombres. Por lo tanto, cuando un hombre comete un delito, se ha de retribuir al autor del delito con una pena equivalente al mal que ha ocasionado.

Refutación

*Desde el punto de vista religioso, el filósofo Albert Camus apunta que si bien es cierto que en el Antiguo Testamento se profesan ideas tales como la Ley del Talión, “se trata de un sentimiento, particularmente violento, no de un principio. El Talión pertenece al orden de la naturaleza y del instinto […] Si el crimen pertenece a la naturaleza humana, la ley no pretende imitar o reproducir tal naturaleza. Está hecha para corregirla”.

Con respecto a la Teoría Absoluta, el penalista Roxin sostiene que aplicando mencionado principio, al mal delito se le suma el mal de la pena. El jurista Mir Puig también aclara que no es propio de un estado moderno la aspiración de la justicia absoluta, debido a que el Estado mantiene una clara distinción entre moral, religión y derecho. Por último, el sociólogo Homans, con su Teoría del Intercambio, afirma que quizás bajo el supuesto de la realización de justicia, se esconda el placer que produce el intercambio de castigos.

Punto a favor

*Utilidad Social: A diferencia de las

Teorías Absolutas, que

respondían al interrogante de porqué castigar, las Teorías Relativas, responden al para qué castigar. Dentro de ellas, se haya las máximas de Prevención General que se basan en la idea de crear ciertas contra motivaciones en los transgresores potenciales. Es decir, dotan la pena de un carácter disuasorio e intimidatorio. Si el individuo es racional, y hace un balance sobre las ventajas y desventajas de cometer un crimen, la pena de muerte evitaría que el delito tuviera beneficio alguno.

Refutación

*Es clara la postura de quienes sostienen y prueban la capacidad educacional que el hombre posee. Según el antropólogo Ashley Montagu “la característica más destacada de la especie humana es su educabilidad, el hecho de que todo lo que sabe y hace como ser humano ha de aprenderlo de otros seres humanos”

Punto a favor

*No existe riesgo de sentenciar a un inocente: La existencia de garantías jurídicas, tales como las apelaciones, la revisión obligatoria de la sentencia de muerte, impide que se condenen a inocentes.

Refutación

*Se afirma que si bien los errores judiciales son cada vez menos frecuentes, hay riesgos de condenar a un inocente. Pero además, con el agravante de que en el caso de la pena de muerte no se pueda compensar al sujeto por error.

Conclusión

El tema es un arduo intercambio ideas. La opinión pública, según la encuestadora Gallup, señala que la postura mundial en el 2002 era de un 52% a favor de la pena de muerte. Segmentados por continentes, los resultados varían de manera significativa: El apoyo masivo a la máxima capital se encuentra en América del norte (66%), en Asia (67%), y en Europa Central y del Este (60%). Por otra parte en África es equilibrado el acatamiento (54%). Por último es Latinoamérica (37%) y Europa Occidental (34%) los lugares menos acogedores con la pena de muerte.

Las posturas están divididas. Las formaciones culturales, los contextos políticos y un sinfín de razones más influyen en la ideología personal sobre esta polémica medida. Más allá del lineamiento que se tome, es necesario reflexionar sobre el lugar que cada uno le sitúa al Hombre. Que fines (sean utilitaristas o no) se le infunden, y que concepción de su dignidad se tiene. Cuál es su valor supremo (la vida o la libertad) y bajo que elementos se le puede condenar. Por otra parte es insoslayable precisar qué fundamentos se le confieren al Estado para terminar con la vida de un ciudadano, ya que al ser una medida terminal, no existe la compensación ante una posible falla.

1 comentario:

melom dijo...

leiste el monólogo de tarrou, en la peste?
cuando dice que al fusilado se le deja en el pecho un agujero en el que entraría el puño de un hombre?



subjetivo.
todo.

se puede matar sin pena, ni armas.



se puede vivir muerto.
subjetivo subjetivo SUBJETIVO!!!!!




(hoLA)