jueves, marzo 1

Thom Yorke: "The Eraser"

El primer disco solista del cantante de Radiohead se hizo esperar, pero valió el tiempo de espera.

Con la producción del histórico Nigel Godrich, Thom Yorke se tomó un respiro de su banda, y logró realizar un disco que sigue los caminos que empezó con "Kid A" y "Amnesiac". Mucha experimentación sonora, beats electrónicos repetitivos -centrados en el bajo- y muchas ganas de no darle una melodía sencilla a los temas, son las características del disco. Pero a diferencia de sus intentos anteriores, esta vez Yorke logra ambientes más placenteros. Las canciones fluyen naturalmente, comandadas por la voz de un Thom Yorke que consigue sus registros mas bellos en temas como “The Eraser”, “Analyse” y “Atoms for peace”; éste último sorprende tanto por su belleza como por su minimalista composición. “Analyse” consigue impregnar un ambiente de misterio, gracias al piano (tocado por Jonhny Greenwood) que avanza junto a la desesperantes frases de Yorke (“There´s no time….”). Hay lugar también para canciones, que sin llegar a ser bailables, hacen mover la cabeza, siguiendo el ritmo casi-funk, como en “Black Swan” o “Harrowdown Hill”.

En notas dadas a medios extranjeros, Thom Yorke reconoce que la simpleza es en gran parte, gracias a la ayuda de Nigel Godrich. El productor pudo hacer que las canciones tomaran un rumbo diferente a como venían y, en vez de sobrecargar los temas, realizó el proceso a la inversa, desollando las canciones hasta dejarlas en estado natural. ”Sin Nigel Godrich, "The Eraser" nunca habría salido. Si hubiera dependido sólo de mí, habría esperado un mes o dos que decantara, y el disco quizá se habría malogrado”, comentó Yorke a Les Inrockuptibles.

Son admirables los caminos que tomó Radiohead luego de su disco que los llevó a una popularidad impensada (“Ok Computer”). Podrían haber tomado el lugar que hoy posee Coldplay. Pero ellos prefirieron darles las espaldas a esos objetivos, haciendo una música que no busca una aprobación sencilla.

Pero toda búsqueda hacia tierras desconocida siempre tiene sus riesgos, sus baches. Radiohead sembró la duda con su último disco. ¿Hacia dónde apuntarán? ¿Que significante tendrán de la palabra canción?...Thom Yorke podría componer con su piano o su guitarra, hermosas baladas (Escuchar “Where blue birds fly” o “I Am A Wicked” del disco “Com Lag”), y dejar en ridículo a Chris Martin. Pero el cantante británico reniega de su capacidad de componer hermosas melodías: “Me interesan más los sonidos, los beats y los ritmos, por eso muchas veces me frustro escuchando Radiohead, porque, muy a mi pesar, hacemos canciones. Con “The Eraser” quise alejarme de ese tipo de formatos, pero Nigel Godrich es un obsesivo de las canciones, y cuando le hacia escuchar las ideas que tenía, me decía: —Pero si tenés una canción es necesario que cantes encima—

Más allá del desenlace final, que será con el esperado disco de Radiohead, “The Eraser” es mucho más que un aperitivo. Es una obra artesanal, un aliciente para los sentidos y un disfrute que no se queda sólo en la oscuridad.

3 comentarios:

luc dijo...

tu descripción de este disco suena más que interesante....será cuestión de que me lo prestes para que pueda decir si estas errado o no, o al menos dar mi punto de vista.

cd dijo...

Agradezco profundamente tu pseudo comment, es el primero y quizas el ultimo de mi malogrado blog que no provenga de mi reducido circulo intimo. Veo que te gusta Thom, yo lo amo. Suerte con tu espacio.
(Penisse es un periodista de Rosario, el clon de Jarvis Cocker)

Anónimo dijo...

la critica al BOCHATON me perece un poco dura pero el tambien estaba duro asi que todo ok
julian!!