martes, marzo 10

La Mujer Sin Cabeza

Y ahora una película totalmente distinta a “Slumdog Millionaire”.Con maneras muy alejadas. De todas formas, como dije antes: No por indie es bueno, si tiene influencias de Hollywood es probable que no sea bueno.

La Mujer Sin Cabeza

Cuando no hay mucho para decir en una película, o quizás ese “poco para decir” está escondido, hay que ser muy fino y preciso para crear un determinado clima. En caso de no tener tal habilidad, se puede caer en los peores errores: Provocar aburrimiento y dudar sobre las intenciones de su director.

La Mujer sin cabeza”, filme dirigido por Lucrecia Martel, tiene un argumento simple. Una mujer va por la ruta y choca contra algo/alguien. No se detiene. Continúa su rumbo y luego comienza a preocuparse por el hecho. El papel de María Onetto (Vero) es interesante. Una vez producido el accidente, entra en un estado de “piloto automático”, un estatismo irritante. Más que desvincularse de las situaciones cotidianas, se sumerge en ellas y pierde todo sentido crítico. Las cosas y las personas pasan alrededor de ella, pero poco importan. En este punto, la interpretación de Onetto, y el efecto buscado por Lucrecia Martel, es punzante y directo. El problema comienza cuando esta quietud se impregna en el espectador, quien puede llegar a sentirse apático, ante una trama que se detuvo a los pocos minutos del incidente de Vero.

Es loable la intención de Martel. Intenta causar una tensión por lo que no se ve. Está el personaje de Vero y nada más. Se nos hace un paneo de la vida de esta mujer, con la servidumbre explícita y el aburrimiento provocativo de los adolescentes que dan vueltas por el filme (dos características ya vistas en La Ciénaga). Más allá de otras apreciaciones, estos dos elementos, más planos específicos y juegos de audio, no alcanzan para crear la tensión deseada. Ya desde el comienzo tampoco se cuenta con el misterio sobre qué fue lo chocado por Vero. Sólo tenemos a una mujer sin cabeza que, paradójicamente, pierde todo lazo con el exterior, hundiéndose dentro de él.

“La mujer sin cabeza” es un buen motivo para ejercitar la escritura, para percibir los juegos audiovisuales que Lucrecia Martel propone. Hasta se podría decir que sería un libro atrapante. Pero a la hora de ver la obra en fílmico, la pesadez y la falta de unidades que provoquen intriga, dan como resultado una película más efectista que efectiva. Una producción que intenta concentrar toda la historia en la cabeza de Vero, pero que se olvida del exterior (tal como el personaje). No existe una dinámica visual ni se congela la historia con la aspereza y tensión necesaria para apretar el nudo. “La mujer sin cabeza” ofrece un noble propósito: Deja varios baches para que el espectador los llene, acorde a su voluntad. El problema es que los vacíos son tantos y es tan poco lo lleno que la expectativa y el interés por participar del juego mental se pierde y es arrollado como el animal que Vero choca al iniciarse la película.

5 comentarios:

Marian dijo...

Realmente, para mí, resultó un tedio. Hace dias que quiero colgar la critica de esta pelicula, que vi hace un par de meses, pero hasta escribirla me aburre. Supuestamente, Martel quiso hablar de la dictadura (reflejada en la temática del silencio, de lo que se sabe pero no se dice, etc) y realmente a mí me pareció demasiado críptico. No vi otras peliculas de ella, pero tengo ganas de hacerlo para poder comparar. Tiene un tema con el lesbianismo, pero no logro captar tampoco cual es el punto..
Respecto al principio, cuando choca, si te fijas se ven las marcas de sangre de unas manos, en el vidrio del auto, lo que da la pauta de que atropello a un chico. Pero es cierto, la tensión de la historia muere ahí y despues se desarma en puras abstracciones que, al menos a mi, no me dejaron nada más que perplejidad.

Saludos!

youth dijo...

Noté las manos!.....Pero me pareció mucho más explícito las patas del animal que se ven detrás del coche. Por eso, di como perdido el misterio sobre qué fue lo arrollado.
De todas formas, haya chocado a quien sea, coincidimos que fue un plomazo la peli! Ja!

Saludos!

Marian dijo...

ah no vi las patas...!je
si. un plomazo

Sabri Kranjac dijo...

Hola!! Paso a curiosear por tu blog porque recibi tu mail de "publicidad gratuita" y quise saber de que se trataba. Te cuento que no vi ninguna de las pelicuas que comentaste, pero me gustaria hacerlo. Segun como lo contas, el argumento de "La mujer sin cabeza" parece bueno y me llama la atencion. Si la veo te digo si me gustó o no. Con respecto a lo que decis acerca de las peliculas con tintes hollywoodenses, creo que existe el prejuicio de que los filmes que generan dinero son generalmente malos. Tengo que discrepar con esta idea. Lo que quiero decir es que tanto las pelicuals con altos presupuestos como las independientes tienen las mismas probabilidades de ser buenas o malas. Bueno, espero no haberme excedido con el comentario y que mi idea haya quedado clara :)...Saludos y segui adelante con el blog que me parece muy interesante! Mucha suerte!!

youth dijo...

Gracias por el coment, Sabrina!.....Considero que un filme que tenga como PRIMER objetivo la ganancia y embarque el proyecto fílmico como si fuese una empresa que busca, en primera instancia, rédito económico, es muy probable que sea una pésima película. Porque es probable que apuesten a estereotipos y actores populares que nada cambiarán, sino que pisarán sobre lugares comunes, ya transitados y con una probabilidad económica segura. Pero es verdad, hay excepciones!

Saludos!